Orange nace en Inglaterra en el año 1994 en un mercado de cuatro operadores con el ambicioso objetivo de ser la opción uno en comunicación inalámbrica. Para lograrlo, Orange se enfocó en construir una identidad fuerte, refrescante y clara que le diferenciara de un mercado lleno de ruido con un lenguaje técnico y esquemas de precios complicados.

Principios éticos

En Orange Dominicana, nos guiamos por nuestros valores y por un compromiso ético que muestra especial consideración hacia nuestros clientes, accionistas, empleados y las comunidades en las que estamos presentes.

Siempre actuamos con integridad. Prestamos especial atención al impacto que puedan tener nuestras actividades, ahora y en el futuro.

Nuestro Código de Ética, contiene principios sencillos que guían nuestras acciones y actividades, ofreciendo la confianza de que estamos haciendo lo que decimos.

Cada uno de los que componen la familia Orange está plenamente implicado y comprometido con este reto.

Nuestro compromiso

Como operador de telecomunicaciones, nuestra ambición es hacer diferente la vida de la gente, ayudando a una comunicación efectiva con nuestros innovadores servicios y de alta calidad.

Nuestros valores representan quiénes somos. Representan fundamentalmente la manera en que nos mostramos a nuestros clientes, a nuestros socios y accionistas.

Nuestros valores y los principios que marcan acciones están alineados con principios fundamentales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y aquellos adoptados por la Organización Internacional del Trabajo  especialmente en lo que se refiere a la prohibición de explotación infantil, discriminación y trabajo forzado.

nuestras normas

Los siguientes principios sustentan el enfoque de Orange Dominicana para la realización de negocios de una manera ética, profesional y responsable. 

  • Actuar en todo momento con integridad; 
  • Aplicar un enfoque de Tolerancia Cero frente a la corrupción, soborno, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo; 
  • Abstenerse de incurrir en prácticas ilegales de cualquier tipo; 
  • Cumplir con todas las normas nacionales e internacionales aplicables en materia de conductas éticas y responsables, incluyendo las relativas al soborno y la corrupción;
  • Tomar medidas razonables para evitar transacciones con partes que se sospeche o se haya demostrado incurren con prácticas ilegales;
  • Adoptar políticas y controles para reducir el riesgo de fraude de cualquier tipo que ocurren dentro de la empresa;
  • No tolerar a sabiendas, cualquier cliente o empleado, socio, proveedor, subcontratista o agente que comete fraude de cualquier tipo.

Aplicamos estos principios en todos los aspectos de nuestro negocio y procuramos que nuestros socios también lo hagan en la conducción de sus negocios con Orange Dominicana.

Nuestra Intranet corporativa dispone de una sección en la que nuestros empleados pueden consultar toda la información y documentación relativa a normas éticas, políticas, procedimientos, protocolos, etc. Todos dirigidos a promover buenas prácticas en materia de transparencia, integridad y compromiso.

Tolerancia cero a la corrupción

En Orange Dominicana, nos comprometemos a realizar nuestras actividades de manera equitativa, honorable, integra y honesta; así como de conformidad con la legislación vigente, adoptando una Política de Tolerancia Cero en materia de corrupción en todas nuestras actividades. 

Esta política se aplica a todos nuestros empleados, socios, clientes, proveedores y consultores. Es conocida por toda la alta gerencia de la empresa así como por todos sus empleados, difundida  mediante iniciativas de formación y está disponible para consulta del personal a través de la Intranet corporativa.

No hacemos ni toleramos las siguientes prácticas, en ningún momento y de la forma que fuere, directa o indirectamente, incluso si fueren realizadas por terceros:

  • Soborno;
  • Extorsión o solicitación;
  • Pagos de facilitación;
  • Tráfico de influencias;
  • Blanqueamiento de los beneficios de estas prácticas.